Isaac Watts, el padre de los himnos modernos

Isaac Watts, conocido como el padre de los himnos en Inglaterra nació en Southhampton en 1674, mientras su padre estaba en prisión, y no por ser un criminal sino por ser un no conformista. Para entender esto y la importancia de Isaac Watts para los himnos hay que ir unas cuantas décadas atrás.

Juan Calvino fue un hombre clave en la reforma protestante. Sus posturas sobre la justificación por la fe y su lucha por el protestantismo al igual que su cercanía a las familias poderosas de su época le permitieron gozar de amplia autoridad en el mundo cristiano. El calvinismo, los presbiterianos y varias otras iglesias protestantes lo toman a él como el principal expositor de su credo. Calvino es relevante para nuestra historia porque, siguiendo la tradición de San Agustín, afirmó que los cristianos debían cantar únicamente salmos, pues fueron sido inspirados por Dios, y sus palabras eran las únicas que podían ponernos en comunión con Él y alabarle de forma apropiada y piadosa. Durante su época se publicó una versión genovesa de los salmos en versión métrica, en lengua vernácula, lo que permitía a las congregaciones protestantes cantar los salmos en su propio idioma. Dada la autoridad de Calvino, en buena parte de la iglesias de Inglaterra solamente se permitía cantar salmos, y los himnos tendían a ser rechazados, a punto tal que en ocasiones si se cantaba un himno, los que no estaban de acuerdo se levantaban y abandonaban el recinto hasta que el canto terminara.

La otra parte de la historia necesaria para entender el trabajo de Isaac Watts ocurre con el Rey Enrique VIII. Esta historia es bien enredada. El hermano mayor de Enrique y sucesor al trono, Arturo, se casó con Caterine de Aragón pero murió a las 20 semanas de la boda. Su padre el rey Enrique VII en su intento por mantener una alianza marital con España ofreció a Enrique como esposo para la viuda de su hermano. Para poder casarse Caterine tuvo que decir que su primer matrimonio nunca fue consumado, por lo que se comprometieron, pero luego Enrique dijo que no se quería casar. Cuando el rey Enrique VII murió, su hijo fue coronado rey de Inglaterra, y poco después cambió de opinión y decidió que ahora sí se quería casar con Caterine quien había permanecido en Inglaterra como embajadora. Caterine quedó en embarazo siete veces pero sólo tuvo un hijo varón quien falleció al poco tiempo de nacer. Durante este tiempo Enrique tuvo varias amantes. Una de ellas era María Bolena con quien se dice que tuvo dos hijos pero nunca los reconoció. También se enamoró de su hermana, Ana Bolena. Convencido de que con Ana sí podría tener el hijo varón que tanto anhelaba, decidió solicitar una anulación de su matrimonio con Caterine de Aragón, pero el papa Clemente VII no se la quiso otorgar.

Echó a su esposa del palacio y luego se casó a escondidas con Ana Bolena, y luego oficiaron un matrimonio, el cual fue declarado nulo por la iglesia católica pero hicieron caso omiso. Al final todo resultó en que el parlamento de Inglaterra reconoció al Rey como la cabeza de la iglesia, y se dio la separación definitiva entre la iglesia Católica Romana y la iglesia Católica Anglicana. Como Ana Bolena tampoco le pudo dar un hijo varón, porque cuando quedó embarazada de un niño sufrió un aborto a las 15 semanas, la mandó decapitar, acusándola de adulterio, cuando el verdadero adúltero era él, pero por ser rey y cabeza de la iglesia no se le podía investigar. Al día siguiente se comprometió con Juana Seymour, y a los 11 días se casaron. Enrique Séptimo por fin pudo tener su tan anhelado hijo varón.

Toda esta novela terminó en que Inglaterra pasó de estar subordinada al papa, a estar subordinada al arzobispo de Canterbury y al Rey como cabeza principal de la iglesia, quien no poseía una piedad mayor a la del papa de quien se separaron. Y como siempre que se unen el poder político y el poder religioso el resultado inevitable es la destrucción del opuesto, muchos adeptos al catolicismo romano y al protestantismo fueron ejecutados por la Iglesia de Inglaterra. A los que no estaban de acuerdo con esto se los llegó a llamar no conformistas, y eran perseguidos, muchas veces ejecutados o encarcelados, y se les prohibía ejercer cargos públicos y el acceso a las universidades.

Por ser un no conformista, El padre de Isaac Watts estuvo en prisión al momento de su nacimiento, pero posteriormente fue puesto en libertad. A pesar de las restricciones, Isaac estudió en instituciones disidentes donde aprendió varios idiomas, y se formó en lógica, gramática, astronomía y geografía.

Sobre sus himnos hay varias historias imposibles de comprobar, que van desde que su padre lo golpeaba por escribir poemas e himnos, hasta que un día en la iglesia él se quejó porque los cantos le parecían aburridos, lo retaron a escribir algo mejor y al día siguiente llegó con un himno. Lo que sí se puede afirmar con más certeza es que a Isaac le parecía que los salmos métricos que se cantaban en las congregaciones eran apagados, carentes de expresión y aburridos, por lo que él empezó a escribir sus propias versiones métricas de los salmos. Su meta era crear una versión de los salmos que se sintiera familiar para las personas, como si hubiesen sido escritos en su época y no miles de años atrás.

Su reinterpretación de los salmos fue tan radical, que dejaron de verse como salmos métricos, y empezaron a conocerse como himnos escritos por él. Un ejemplo de ello es el himno Al mundo Paz que se supone que es una versión de los salmos 98, 96, y génesis 3, pero al comparar los textos se puede ver que aunque se conservan las ideas, es un himno totalmente nuevo en sí. Ante sus críticos respondía que era importante tener cánticos originales de la vida cristiana. Sus himnos recibieron tal acogida entre las congregaciones, que se dio inicio a una era completamente nueva en Inglaterra, y finalmente se permitió el canto de himnos libremente en las iglesias. Esto llevó a que muchos otros se animaran a realizar sus contribuciones lo que resultó en una gran cantidad de producciones y una nueva cultura de alabanza. Se dice que Watts llegó a escribir más de 750 himnos a lo largo de su vida.

Sus publicaciones sobre poesía son Horae Lyricae; Hymns and Spiritual Songs (Himnos y cantos espirituales) (1707); Divine Songs Attempted in Easy Language for the Use of Children (Cantos divinos presentados en lenguaje sencillo para niños) (1715); y The Psalms of David Imitated in the Language of the New Testament (Los salmos de David imitados en el lenguaje del Nuevo Testamento) (1719).

También se aventuró a escribir sobre lógica, psicología y temas teológicos.

A parte de ser escritor, también fue pastor de una iglesia independiente, cargo que debió abandonar debido a sus constantes quebrantos de salud.

Falleció el 25 de noviembre de 1748. Actualmente es reconocido y homenajeado por la iglesia anglicana, la iglesia luterana y la iglesia espiscopal. Hay varios monumentos en su honor en su tumba y en algunos parques de Inglaterra.

HIMNOS ESCRITOS POR ISAAC WATTS

Al Mundo Paz (Joy to the world)

Referencias Bibliográficas

Calvino (1543) Prefacio al salterio de Ginebra Link:

https://www.cprf.co.uk/quotes/johncalvinpsalms.htm#.XZu1fWa2200

(2020) Isaac Watts. Encyclopædia Britannica, inc. https://www.britannica.com/biography/Isaac-Watts

Christianity Today (n.d.) Isaac Watts Linkhttps://www.christianitytoday.com/history/people/poets/isaac-watts.html

Poetry Foundation (n.d.) Isaac Watts Link: https://www.poetryfoundation.org/poets/isaac-watts

John Julian (1892) A Dictionary of Hymnology (Vol. 1) Nueva York: Dover Publications pág. 349-350

Charles Hutchins, M.A. (1872) Annotations of the Hymnal, Hartford, Connecticut: The Church Press pág. 34

2 pensamientos en “Isaac Watts, el padre de los himnos modernos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba