Sublime Gracia

Título en InglésAmazing Grace
LetraJohn Newton (1779)
MúsicaNew England (autor desconocido)
TraductoresCarlos A. Steger (Adventista)
Cristóbal E. Morales
Cita BíblicaRomanos 3:24
Inclusion en Himnarios
Adventista
Metodista
Presbiteriano
303
64
278
 

John Newton nació en Londres, su padre John Newton era el capitán de un barco mercante en el mediterráneo. Su madre Elizabeth era una cristiana no conformista, quien desde niño le enseñó el temor de Dios. Siempre tuvo una salud débil, y su principal tarea en su escasa salud fue la de encargarse de su educación. En una carta escrita a un amigo suyo dijo que su madre “almacenó en su memoria valiosas partes, pedazos y porciones de la Escritura, catequismos, himnos y poemas”. Murió de tuberculosis el 11 de Julio de 1732, días antes de que newton cumpliera los siete años. En ese momento su padre estaba en el mar y no llegó sino hasta el año siguiente por lo que el cuidado de John pasó por varias personas.

A los once años, su padre lo llevó consigo en sus viajes y lo cuidó, pero nunca logró suplir la falta de una madre. Newton siempre le tuvo miedo a su padre.

En 1742 su padre lo envió a hacerse cargo de unos negocios al condado de Kent, lo cual lo llevó a visitar a unos amigos de su madre, que habían cuidado de su madre en su casa hasta que falleció. Allí conoció a una chica de unos 14 años llamada Mary Catlett. La madre de John Newton antes de fallecer había dicho que le gustaría que fuese la esposa de su hijo, y Newton al verla se enamoró perdidamente. “Ninguna de las escenas de miseria que viví después, la borraron de mi mente ni una sola hora de mis pensamientos desde que me levantaba, por los próximos siete años”. Sobre su amor por ella, confesó en una de sus cartas que fue lo único que lo detuvo de quitarse la vida en los momentos más difíciles.

Su padre ya retirado usó su influencia para conseguirle un puesto de importancia en un navío, y ya sin el cuidado de su padre, y debido a la influencia del capitán del barco, se volvió cada día más profano y rebelde. Durante estos años se libró en él una dura batalla entre las convicciones religiosas y morales que le enseñó su madre, y su espíritu rebelde. Siempre terminaba ganado su rebeldía y con cada ciclo se alejaba más de Dios. Esta amistad duró poco y decidió desertar de la flotilla en la que se encontraba. Sin embargo fue capturado por un grupo de soldados y llevado a la flotilla de donde había desertado, donde fue desnudado y azotado en público y finalmente degradado y puesto en aislamiento. Se ordenó a la tripulación que lo insultara y tratara mal, lo que lo llevó a pensar en asesinar al capitán de su embarcación y luego suicidarse, pero no lo hizo pues no quería que su amada Mary pensara mal de él después de su muerte.

El barco en el que viajaba llegó a la ciudad portuaria de Plymouth en inglaterra, y allí, luego de rogar al capitán, fue enviado a otro barco llamado Harwick. Su nueva embarcación se dirigía a África, y resultó que el comandante de la embarcación era conocido de su padre. Debido a su conducta libertina, se ganó la enemistad del capitán, y luego de su muerte, su sucesor demostró que John Newton tampoco era de su agrado. Newton decidió abandonar el barco y se quedó en África con poco más que la ropa que llevaba puesta.

Allí vivió con un traficante de esclavos, quien lo dio a su esposa como su sirviente. Sufrió tremendamente, hasta el punto de tener como almohada un pedazo de madera y mendigar por un poco de alimento del plato de su ama. De noche comía raíces crudas para saciar su hambre. Llegó a estar tan débil que no podía siquiera caminar o sostener un plato de comida con sus manos. Su ama le pedía a sus esclavos que imitaran su caminar y se burlaran de él mientras le aplaudían y le arrojaban piedras.

Al regreso de su amo, éste decidió llevar a John con sigo y por un tiempo lo trató bien, pero luego, por desconfianza, cuando el barco llegaba a tierra lo dejaba amarrado en la cubierta con un plato de arroz para el día. Cuando podía atrapar pescados, los consumía medio crudos, sin ningún tipo de condimento ni de sal, pero de esta manera evitó morir de hambre. Cuando llovía se lo dejaba a la furia de la tormenta y el viento sin ningún tipo de protección, lo cual le produjo dolores que le acompañarían el resto de su vida “como un necesario recordatorio de el servicio y la paga del pecado”.

Lejos de llevarlo al arrepentimiento, su único refugio fue un libro de matemáticas el cual leía cada vez que podía y dibujaba sus diagramas en la arena de la playa.

Escribió dos cartas a su padre contándole su situación. Su padre entonces hablo con un amigo, quien envió a uno de sus capitanes en búsqueda de Newton. Mientras tanto su amo lo entregó a otro comerciante quien le dio un trato digno y pronto lo puso a cargo de sus negocios. Allí volvió a sus viejas costumbres y empezó a inclinarse por los rituales y ceremonias de los nativos.

Su amo lo envió a conseguir unos artículos de los barcos mercantes, y mientras andaban por la costa, su compañero hizo señales a un barco el cual se acercó para negociar mercancías. Su amigo se acercó al barco en una canoa y la primer pregunta del capitán fue si conocía a John Newton. Al saber que se encontraba en la playa, el capitán fue hasta él y con historias inventadas lo convenció de regresar a Inglaterra. Deseoso de ver de nuevo Mary Catlett decidió volver con el capitán, y así acabaron los quince meses de su esclavitud en Febrero de 1747.

Durante el año que duró el barco viajando en en su ruta comercial, Newton volvió a su vida de pecado y blasfemia, al punto de inventarse nuevas groserías a diario y burlarse de las historias de la Biblia. En Mayo de 1748 mientras se dirigían a Inglaterra, una fuerte tormenta azotó al barco en que viajaban, varios de sus compañeros fueron arrastrados por el mar y él mismo pensó que moriría. El barco se inundó en su mayoría, pero gracias al cargamento de madera y cera de abejas se pudo mantener a flote. En un momento en medio de la tormenta dijo “si esto no nos mata, es por que el Señor nos tiene misericordia”. Sin embargo sentía que si el cristianismo de algún modo era cierto, no había posibilidad de perdón para él.

El día siguiente se vio sumido en reflexión, recordó sus creencias religiosas, y cómo acostumbraba burlarse de las historias de la Biblia. Se convenció a sí mismo de que había pecado demasiado y ya no había posibilidad de perdón para él. Intentó orar pero sin fe. Los días siguientes mientras navegaban en un barco gravemente dañado por la tormenta, los empleó en meditar y leer la Biblia mientras oraba a Dios pidiendo misericordia e instrucción. Finalmente luego de cuatro semanas a la merced del viento, llegaron a una isla en Irlanda y allí John Newton finalmente volvió a creer en la existencia de Dios. Nunca pudo agradecer a su padre, pues falleció ahogado cuando le dio un calambre mientras se bañaba en el mar. Antes de fallecer su padre dejó por escrito su aprobación para que se casara con la mujer de la que se había enamorado. Se comprometió con ella mediante una carta, y luego de un viaje al áfrica, contrajo matrimonio con el amor de su vida Mary Catlet el primero de febrero de 1750.

A pesar de haber sufrido la dureza de la esclavitud en carne propia, John Newton se dedicó por nueve años al comercio de esclavos y como capitán de barco hizo varios viajes al áfrica con ese fin. Durante su último viaje en este negocio, conoció a un capitán quien era un devoto cristiano. Con él hablaron durante el tiempo que estuvieron en el mismo puerto, y gracias a esta amistad Newton obtuvo una comprensión más clara de la vida cristiana y de la Biblia. Este amigo le dio indicaciones de cómo ponerse en contacto con cristianos en Inglaterra. Cuando se disponía a hacer otro viaje al áfrica, mientras tomaba el té con su esposa sufrió lo que luego él describiría como un derrame que lo dejó inmóvil e inconsciente durante aproximadamente una hora. Continuó con dolor y mareos, por lo que el médico le recomendó no viajar, y el día anterior a la partida del viaje, John Newton renunció al comando de su barco. De esta manera, finalmente se vio libre del comercio de esclavos, algo que durante mucho tiempo le había producido cierta incomodidad.

Se mudó a Londres donde el contacto con personas que compartían su deseo de conocer a Dios, y así finalmente John Newton logró por completo superar su oscuro pasado de rebeldía, groserías, pecaminosidad y dudas acerca de la existencia de Dios.

A los 29 años de edad comenzó realmente a vivir libre del miedo al infierno que lo había perseguido y pudo vivir otros 53 años de servicio a Dios. Pasó el resto de su vida sumergido en el estudio, la devoción y predicando de vez en cuando. En 1764 a los 39 años fue ordenado sacerdote de la iglesia anglicana y llegó a ser un predicador conocido y respetado tanto por los no conformistas como por los anglicanos.

En 1788 publicó un tratado titulado Reflexiones sobre el comercio de esclavos africanos, en el cual expresó públicamente su rechazo a la esclavitud y manifestó arrepentimiento por haber sido parte de este negocio.

En 1799 publicó una serie de poemas escritos por él y por su amigo William Cowper bajo el título Olney Hymns. Entre éstos apareció por primera vez el poema Amazing Grace How sweet the sound (sublime gracia, cuán dulce sonido). Usó como texto para este himno 1 Crónicas 17:16-17. Sublime Gracia llegó a ser su himno más representativo, siendo un testimonio de cómo la gracia divina lo llevó de ser un infeliz esclavo hambriento en el África, a trabajar incansable en favor de Dios.

Sublime gracia no fue conocido de inmediato. Este himno estuvo en el relativo anonimato durante varios años. Newton no lo publicó con ninguna melodía, y durante esa tiempo era común como lo es aún en algunos casos hoy en día, cantar varios himnos con la misma melodía. En algunas publicaciones en Inglaterra se asoció a la melodía “hephzibah”. Se especula que la melodía New Britain, que se asocia comúnmente con el himno Sublime Gracia, se originó en escocia, debido a que comparte muchas características con la música de escocia. De ser así, probablemente esta melodía llegó a los Estados Unidos con los inmigrantes. La primer vez que apareció con la melodía “New Britain” fue en 1847 en una colección de himnos titulada Virginia Harmony publicado en los Estados Unidos por el músico y profesor de canto William Walker.

Sublime gracia nunca fue acogido por el cristianismo en Inglaterra, y no se lo consideraba un buen ejemplo de la obra de John Newton. Fue al otro lado del Atlántico, donde este himno encontró su hogar, durante el gran reavivamiento que se extendió por todo estados unidos en 1800. Sublime Gracia era un himno que podía ser cantando en todas las denominaciones, era fácil de memorizar e iba en concordancia con los sermones predicados en esa época, con sermones más emotivos, centrados en el arrepentimiento y el perdón de Dios. Es muy fácil asociar la letra de Sublime Gracia con la experiencia personal de las miles de personas que pertenecen a las clases trabajadoras, que han tenido que luchar contra las dificultades de la vida.

Predicadores como Moody y Sankey incluyeron a Sublime Gracia entre los himnos cantados en sus campañas evangelísticas. El gran éxito de estos predicadores, llevó consigo el himno sublime gracia, y lo arraigó profundamente en la cultura estadounidense.

En la actualidad Sublime Gracia es un himno conocido por todo el mundo cristiano, tanto en inglés como en español. En Estados Unidos es conocido y amado por la mayoría de la población, y ha sido grabado por múltiples músicos que no necesariamente se dedican a la música sacra, como es el caso de Elvis Presley y Steven Tyler.

Una vez conocida la historia de John Newton, podemos mirar el texto originalmente escrito por él, y entender cómo este himno es una expresión sentida, proveniente de lo más profundo de su alma, es una expresión arrepentimiento, gratitud y admiración a la maravillosa gracia que sólo proviene de Dios.

 
Amazing grace! How sweet the sound!
That saved a wretch like me!
I once was lost, but now am found;
Was blind, but now I see!
¡Gracia asombrosa! ¡Cuán dulce sonido!
¡Que salvó a un desgraciado como yo!
Una vez fui perdido, pero ahora he sido hallado;
¡Fui ciego pero ahora veo!
‘Twas grace that taught my heart to fear,
And grace my fears relieved;
How precious did that grace appear,
The hour I first believed!
La gracia le enseñó el temor a mi corazón,
y la gracia alivió mis miedos;
¡Cuán preciosa pareció esa gracia,
la hora en que creí por primera vez!
Through many dangers, toils, and snares,
I have already come;
‘Tis grace that brought me safe thus far,
And grace will lead me home.
Por muchos peligros, esfuerzos y trampas,
Ya he pasado;
Esta gracia me ha traído a salvo hasta ahora,
Y la gracia me guiará a mi hogar.
The Lord has promised good to me,
His word my hope secures;
He will my shield and portion be
As long as life endures.
El señor me ha prometido el bien,
Su palabra asegura mi esperanza;
Él será mi escudo y mi porción
Mientras mi vida dure.
Yes! When this flesh and heart shall fail,
And mortal life shall cease,
I shall possess, within the veil,
A life of Joy and Peace.
¡Sí, cuando esta carne y corazón falle,
Y termine la vida mortal,
Poseeré, dentro del velo,
una vida de gozo y paz.
The earth shall soon dissolve like snow,
The sun forbear to shine;
Bug God, who call’d me here below,
Will be for ever mine.
La tierra pronto se derretirá como nieve,
El sol dejará de brillar;
Pero Dios, quien me llamó aquí,
Será mío por siempre.

En los himnarios en inglés sólo se incluyeron las primeras tres estrofas, puesto que las últimas tres significan un cambio aparente de temática, y se le añadió la siguiente estrofa, no escrita por John Newton:

When we’ve been there ten thousand years,
bright shining as the sun,
we’ve no less days to sing God’s praise
Than when we first begun
Cuando hallamos estado allí mil años,
Brillando como el sol,
No tendremos menos días para alabar a Dios
Que cuando empezamos

Dejo a continuación una de las versiones de la letra en español del himno Sublime Gracia.

Sublime gracia del Señor
Que a un infeliz salvó
Fui ciego mas hoy veo yo
Perdido y Él me hallo
Su gracia me enseñó a temer
Mis dudas ahuyentó
Oh cuán precioso fue a mi ser
Cuando él me transformó
En los peligros o aflicción
Que yo he tenido aquí
Su gracia siempre me libró
Y me guiará feliz
Y cuando en Sión por siglos mil
Brillando esté cual sol
Yo cantaré por siempre allí
Su amor que me salvó

Artículos de referencia:

John Julian (1892) A Dictionary of Hymnology (Vol. 1) Nueva York: Dover Publications pág. 55

D. Bruce Hindmarsh (2010) Newton, John Oxford Dictionary of National Biography 1885-1900 https://www.oxforddnb.com/view/10.1093/ref:odnb/9780198614128.001.0001/odnb-9780198614128-e-20062

Edwin M. Long (1876) Hymns and their Authors Filadelfia: P. W. Ziegler & Co. Pág. 306

Rev. David R. Breed (1903) The History and Use of Hymns and Hymn Tunes Londres, Edinburgo: Fleming H. Revell Company pág. 126

John Newton (1788) Thoughts upon the African slave trade Londres: J. Buckland

John Newton (1824) The works of the Rev. John Newton (Vol. 1) New Haven: Nathan Whiting

Steve Turner (1974) Amazing grace, the history of America’s most beloved song USA: Harper Collins e-books

18 pensamientos en “Sublime Gracia

  1. Es una linda pagina.. la verdad la encontré por casualidad.-
    Estaba buscando las voces cantadas de este himno y llegue a ustedes..
    ahora pregunto: ¿ sera posible que ustedes agreguen las voces de soprano, contralto, tenor y bajo ? cantadas por supuesto para poder descargarlas y oírlas. Seria una bendición su ustedes pudieran hacerlo.

  2. Hola Dianita. Gracias por tu comentario. Me encantaría poder subir todas las partituras de las entradas de este Blog al igual que las voces y archivos midi, pero desafortunadamente no cuento con el tiempo ni los recursos para hacer este trabajo.

    Espero poder un día dedicar más tiempo a esto.

  3. Hermanos mios pregunto si es posible que me envíen las 4 voces del himno sublime gracia por SEPARADO estamos formando un pequeño grupo y deseamos aprender este himno

  4. En estos días estoy trabajando fuertemente para completar las partituras de todos los himnos de este blog, tarea que es algo demorada. Cuando termine buscaré la manera de subir las voces por separado para cada tema. Ya en un futuro cuando la situación sea más favorable se pueden ir haciendo cosas mucho mejores. Sería bueno para mí tener un/a colaborador/a.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba